¿Qué son las ondas de choque focales y para qué sirven?

La ciencia médica, a lo largo de los últimos años, ha conseguido introducir multitud de innovaciones destinadas a mejorar la regeneración celular de la piel y de otros órganos del cuerpo. Esto ha tenido un fuerte impacto en el ámbito de la estética. Sin duda, uno de los principales avances en la materia ha sido el aportado por las ondas de choque. En este artículo vamos a hablar sobre las ondas de choque focales, cómo funcionan y sus aplicaciones.

¿Qué son las ondas de choque focales?

Las ondas de choque focales son un tipo de onda generada mediante un sistema de inducción electromagnético, que se propagan de manera lineal y que tiene un área de acción muy focalizado. Estas, además, son lanzadas con mucha fuerza y velocidad con el propósito de penetrar hasta los tejidos para actuar a nivel celular y regenerar la piel. La potencia utilizada en este tipo de onda suele rondar los 100 a 1000 bares, lo que implica que ejercen una presión alta en el cuerpo, con una baja dispersión de la energía.

Es posible que, en su aplicación, se sufran mayores molestias que con otro tipo de ondas por la profundidad de su actuación. A pesar de esto, la recuperación es casi inmediata y los pacientes pueden continuar con su vida normal tras una sesión de ondas focales.

Aplicaciones de las ondas de choque focales

Este tipo de ondas de choque suele utilizarse con las siguientes finalidades:

  • Activación de las células responsables de la regeneración de la piel.
  • Eliminación de cicatrices a nivel cutáneo.

Beneficios de las ondas de choque focales

Los pacientes tratados con esta técnicas suelen reportar al especialista que experimentan los siguientes beneficios a nivel estético:

  • Mayor elasticidad en la piel.
  • Coloración de la piel más uniforme en zonas donde antes había cicatrices.
  • Mejora de la circulación sanguínea e incremento de la vascularización.

A esto hay que añadir, además, que la aplicación de este tipo de ondas se considera como un tratamiento no invasivo y que carece de efectos secundarios. Por lo tanto, en aquellos casos que evita una cirugía, puede decirse que ahorra al paciente tener que exponerse a los riesgos propios de cualquier operación.